Poco antes de llegar a la capital del municipio encontramos Campollo y Meredes, desde donde se puede llegar al monte Viorna coronado por su cruz.

En la Vega de Liébana, cabeza municipal del valle de cereceda, el Quiviesa recibe las aguas que bajan de los Puertos de Rió Frio, paraje de excepcional belleza. Pueblos como Soberado, Bárago, Cucayo y Dobres, ademas de su belleza natural, son una buena representación del patrimonio etnografico de Liébana.

Cuando comienzan las rampas del Puerto de san Glorio, un desvio a la izquierda se dirige hacia tres aldeas en un pequello valle que se dirige a los puertos de Pineda y Riofrio. En primer lugar Barrio con diferentes ermitas en espacios bucolicos, despues Villaverde y por ultimo Ledantes. Interesante conjunto con su Iglesia del Siglo XIII, sus casas con blasón y la Pisa, junto al rio, una de las que mejor se conservan.

Despues de varios Kilometros y dejar atras pueblos como Bores, Enterrias, Vejo... llegamos a Dobarganes. En este enclave se han encontrado enterraminetos megaliticos de gran interes, y desde aqui parte una pista que nos conduce al Pico Jano, uno de los mejores balcones para contemplar Liébana.

Llegamos al Puerto de San Glorio, desde donde parte una pista de 2 Kilometros que nos conduce al Collado de Llesba, magnifico mirador sobre los Picos de Europa y La Cordillera Cantabrica. Desde aqui parte un camino que lleva a Cosgaya, y tambien podemos ascender al Coriscao, ademas de numerosas rutas.

La carretera que une potes con el Puerto de San Glorio atraviesa el Valle de Cereda en paralelo con el rió Quiviesa. La parte baja es una vega de amplia praderia en la que encontramos pueblos como Valmeo, Tollo que posee una iglesia de estructura gotico rural, Tudes... Porcieda cuenta con la ermita de Nª Señora de las Nieves y las ruinas de un monasterio de los Templariso.