Desde Potes, salimos dirección al Desfiladero de la Hermida y alcanzamos Ojedo, el punto más bajo de Liébana. Frente al puente un camino sube al barrio de Casillas y cruza un bosque de castaños en el que destaca La Nazerona, el más grande de Cantabria con 13 mts. de circunferencia. Tambien encontramos en Ojedo La Ermita de San Tirso.

Despues de Ojedo llegamos a Tama donde encontramos el Centro receptor del parque Nacional de Picos de Europa, que sera inaugurado proximamente. Desde Tama a la izquierda podemos dirigirnos a Viñon, Colio con su iglesia del S. XIII y alguna casona portalada y blasones. Un poco antes de Colio la carretera se bifurca para llegar a Pendes.

Al fondo del valle se ve la entrada del Desfiladero de La Hermida custodiado por Peña ventosa. Admirables son los centenarios castaños. En Pendes encontramos la iglesia de Nª Sra de la batalla naval. La carretera termina en Cabañes a los pies de las moles calizas de los Picos y el Collado de Pelea, aqui encontramos una iglesia de reminiscencias goticas.

Volvemos a Tama y a la derecha nos adentramos en el Valle y Honor de Bedoya. Esta carretera sigue el viejo camino que se utilizaba antes para salir de Liébana. Antiquisima ruta posiblemente de trazado romano que conducia al Collado de Pasaneo, donde existen restos de la primitiva calzada, ademas de la belleza de sus vistas sobre los Picos de Europa y la Braña de los Tejos ( ruta a pie muy interesante ). Antes en coche debemos pasar por Trillayo, Cobeña, Esanos, San Pedro de Bedoya y salarzón, con muchas cosas que admirar.

Abandonamos Bedoya y nos internamos en el desfiladero de la Hermida para llegar a Lebeña. Aqui encontramos Santa Mª de Lebeña, monumento nacional y joya del arte romanico, fechada en el 915.

Por ultimo Bejes, ultima aldea del municipio, el camino tallado en la roca, asciende bruscamente un trecho y luego desemboca en un llano en pleno Picos de Europa. Desde aqui se puede uno adentrar en el Macizo Oriental de Picos y realizar numerosas rutas.