Se dice que fueón los romanos quienes introducen los viñedos en Cantabria y especialmente en Liébana por las condiciones tan excepcionales que ofrece su clima. De esas viñas se producia el vino y el Orujo. Durante cientos de años el orujo se elaboraba en las alquitaras de cobre que habia en las casas. En la actualidad existe una industria del orujo con mucho arraigo en Liébana.

La industria del orujo ha sabido modernizarse adaptando sus instalaciones a las diferentes normativas, y a la vez conservar los metodos tradicionales en la elaboración del orujo. Fruto de este esfuerzo el orujo lebaniego goza de gran fama fuera de nuestra región y cuenta con Denominación de calidad Orujo de Liébana.

Las fases de elaboración son :

Primero se elabora el vino, despues del hollejo restante se extrae el orujo en las tipicas alquitaras lebaniegas. Posee una graduación extraordinaria, entre 40º y 55º, y un sabor dulce caracteristico de exquisito aroma. Ideal como complemento de una buena comida.

Las alquitaras son de cobre y tienen tres partes: Caldera, capotillo y copa, en orden de abajo a arriba. La destilación debe ser lenta y regulada para obtener un aguardiente con los grados convenientes.